Seleccionar página

Uno de los filmes más exitosos de todos los tiempos, Matrix ha pasado diferentes pruebas mostrando ser algo mas que una simple película de verano. Este filme se ha convertido no solo en un fenómeno sino también en un objeto de culto a lo largo del mundo.

The Matrix, la cual ganó cuatro premios de la Academia de Arte y Ciencias Cinematográficas en Estados Unidos, cuenta la historia de Thomas Anderson un joven que tiene como destino la liberación de la raza humana en su lucha contra las máquinas. Estas utilizan a los humanos como fuente de energía mientras son conectados a una matriz que crea una especie de realidad simulada que les permite vivir en la tierra del año 1999.

The Matrix producida por Joe Silver (Lethal Weapon) y Barry Osbourne (The Lord Of The Rings) fue escrita y dirigida por los hermanos Andy y Larry Wachowski (Bounce). Este ambicioso proyecto, el cual nos combina lo virtual con una realidad apocalíptica, contó con un singular equipo de artistas conceptuales conformado por Geof Darrow, Tani Kunitake, Darek Goyol y Steve Skoroce, un afamado dibujante de comics, quien anteriormente ha realizado diversos proyectos para Marvel Comics tales como números regulares y algunos especiales para las revistas de personajes como Cable, Spider Man y Wolverine.

The Matrix, película que nos trasporta hacia un futuro dominado por las máquinas a través de la realidad virtual, presenta una marcada influencia del comic, pero muy en especial del Manga (comic japonés) tomando como principal fuente de inspiración la película “Ghost In The Shell” del japonés Mamoru Oshii, famoso también por películas como Patlabor, Avalon y la próxima Ghost In The Shell: Innocent. Como ejemplo de ello, se tuvo el lanzamiento de una serie de cortos al mejor estilo animé denominados The Animatrix. Estos cortos fueron realizados por diferentes estudios de animación japoneses. Dichos trabajos cuentan historias las cuales algunas incorporan personajes como Trinity o Neo, o bien sirven de complemento (tal es el caso de The Last Flight Of Osiris) a la trama desarrollada en las tres películas principales.

Según cuenta Zach Steanberg, el editor de la saga, el liderazgo de Andy como de Larry Wachowski fue algo esencial durante la realización del filme, el cual fue calificado como algo difícil de producir. Sin embargo el resultado fue algo más que gratificante. Afirma que los storyboards presentados por los directores en un libro inicial de cuatrocientas páginas, fueron desde un principio cautivantes mostrando no solo una descripción exacta del filme sino también su esencia, acompañada de una dinámica nunca antes vista en ningún otro proyecto.

La preproducción de The Matrix arrancó en 1997. De acuerdo con Steanberg, una de las grandes particularidades eran los distintos ángulos de cámara que pretendían usar durante algunas secuencias de acción. Los ejecutivos de Warner estaban tan escépticos en un principio que dudaron que el proyecto pudiera realizarse. Además pensaron que presentarían una serie de inconvenientes dentro del presupuesto lo cual se convirtió en el principal obstáculo a vencer.

Después de algunos cambios en el guión y luego de diseñar un moderno sistema que permitiese el uso de la multicámara, el estudio dio luz verde al proyecto, el cual arrancó en su fase de producción y fotografía principal el 14 de marzo de 1998.

Steve Skoroce, uno de los artistas conceptuales, describe a los Wachowsky como grandes visionarios. En una ocasión él manifestó lo siguiente: “Desde el principio, todo estaba en las cabezas de Larry y Andy. Tenían ideas específicas acerca de lo que Trinity haría (secuencia inicial) como la forma de atacar al policía en la habitación y la forma de correr por la pared cuando éste trata de ponerle las esposas. Todo esto había sido pensado antes de que yo lo dibujara”.*

Considera que trabajar con ambos realizadores es muy accesible, ya que le permitían leer guión de acuerdo como lo iban haciendo. Esto, le facilitaba familiarizarse desde muy temprano con él. Sin embargo, sin ni siquiera haberlo terminado, los hermanos Wachowsky le expresaban ideas con respecto a distintas secuencias las cuales iban trabajando por aparte. Uno de los aspectos interesantes era el deseo de los realizadores por que el storyboad fuera muy gráfico, es decir, lleno de grandes sombras, mucha luz y espacio negativo.

Para la realización de las ilustraciones se utilizaron diferentes estilos, ya que había un gran interés de explorar la historia desde diferentes ángulos. Algunas de las secuencias se pintaron a color con el propósito de tener una visión más cercana de las mismas. Este tipo de ilustraciones fueron realizadas por Tani Kunitake.

El artista consideró que algo digno de rescatar de los Wachowsky era su interés de que los storyboards no se limitaran a ser meramamente cuadros imitando la posición y el encuadre de la cámara. Les interesaba que fuesen piezas de arte sólidas sin líneas y flechas que indicasen movimientos, características de un storyboard para una producción audiovisual.

No hay duda de que The Matrix es considerado un gran fenómeno tanto comercial como artístico con un éxito sin precedentes. La segunda parte de la saga The Matrix Reloaded fue estrenada recientemente demostrando una vez más gran calidad visual y ratificando el ingenio de este par de realizadores los cuales definen esta segunda entrega no como una revolución sino como una evolución a través del mundo de The Matrix. Varios de los storyboards realizados fueron más complejos de cierta manera ya que se buscaba superar lo hecho en la película anterior. Para noviembre de este año, se espera el estreno del último capítulo de la saga: The Matrix Revolutions, de la cual se puede estar seguro de que superará todo lo hecho actualmente sumergiendo al espectador una vez más, en el bizarro mundo de The Matrix.