Seleccionar página

Se presentó en las salas de cine una producción costarricense: Marasmo. La película estrenada en el mes de setiembre del 2003 fue dirigida por Mauricio Mendiola y contó con las actuaciones de César Meléndez, Carolina Solano, Marcela Ugalde y Bismarck Méndez. La historia, ambientada en la actual Colombia, es basada en el cuento “El padre de mis hijos” del escritor Antonio Cabellero.

Se presentó en las salas de cine una producción costarricense: Marasmo. La película estrenada en el mes de setiembre del 2003 fue dirigida por Mauricio Mendiola y contó con las actuaciones de César Meléndez, Carolina Solano, Marcela Ugalde y Bismarck Méndez. La historia, ambientada en la actual Colombia, es basada en el cuento “El padre de mis hijos” del escritor Antonio Cabellero.


La película no solo busca dar una mirada a la sociedad colombiana de hoy en día sino también, analizar la posición de la guerrilla, grupo corrupto y dedicado a oficios de secuestro y vandalismo, el cual mantiene un fuerte control sobre un importante sector del territorio colombiano. A todo esto, se presenta la incómoda posición por la que pasa la policía. Se muestra claramente como muchas veces algunos de sus hombres son comprados por el narco, grupo que aparte de jugar un papel importante en el deterioro social, controla un amplio sector de las fuerzas armadas.

Dentro de los aspectos positivos del filme cabe resaltar el buen nivel de producción con que está logrado, resaltando en este aspecto el buen uso de la cámara, la buena ambientación en algunos tramos, acompañada por una sugestiva fotografía compuesta de ricos contrastes y una oportuna banda sonora, la cual supera a muchas de las producciones nacionales realizadas anteriormente.

Si bien hay una clara intención del director de abordar un tema que si se quiere es muy complicado de analizar, el discurso es muy superficial, conformándose con una visión bastante débil de los problemas reflejados en la Colombia de hoy en día.

A pesar del interés del realizador y de los aspectos de producción antes comentados, la película presenta un guión que si bien tiene la particularidad de narrar varias historias en paralelo, no logra desarrollar a plenitud cada una de las situaciones, dejando de lado varios aspectos que pudieron haber fortalecido un poco más el argumento. A todo esto se le suma la falta de un final mejor estructurado que conjuntase de una manera eficiente a cada uno de los personajes involucrados en la trama.

Otro aspecto que debilita aún más el filme es el irregular trabajo actoral. La mala actuación de César Meléndez es notoria, sin embargo cabe resaltar el aporte de Carolina Solano y Bernal García.

A pesar de todo, Marasmo se convierte en un esfuerzo más por hacer cine en nuestro país. Si bien muestra notorias mejoras en comparación con propuestas anteriores, se denotan algunos aspectos que requieren de mayor trabajo. Es necesario ver esto con positivismo y como un elemento más dentro de un proceso de aprendizaje, pues en realidad aún queda mucho camino por recorrer.