Seleccionar página

Héroes clásicos

Los comics han ocupado un importante lugar en la cultura popular. Por muchos años éstos se han convertido en el medio por el cual el hombre plasma sus sueños y fantasías, llevando a sus lectores a diversos mundos, que se han convertido en una especie de escape de los diferentes problemas que acontecen en nuestra sociedad.

Este fenómeno ha llamando la atención de Hollywood, industria que ha tratado de tomarlo y plasmar su esencia por medio de diferentes propuestas, algunas de las cuales han logrado vencer la barrera del tiempo y mantenerse en la mente de los espectadores por muchos años.


Los primeros intentos del cine de superhéroes datan alrededor de los años cuarenta con Batman y Superman, propuestas que si bien recibieron acogida en aquella época, no dejaron una gran huella. En l967, a raíz del éxito de la serie de televisión Batman, los estudios Fox lanzaron al cine una película basada en dicha serie la cual no obtuvo las ganancias esperadas, adelantando la cancelación del programa meses después. Si bien fue un éxito monetario, Batman creó una imagen burlesca del género, la cual se mantuvo por muchos años devaluando el comic en gran forma.

El año de 1978 trajo nuevos bríos para este género. Los estudios Warner Bros lanzan al mercado Superman, película dirigida por Richard Donner y protagonizada por Christopher Reeve y Gene Hackman. La película se convirtió en un rotundo éxito de taquilla y en un hito del cine norteamericano hasta llegar al punto de ser considerada por muchos como una de las propuestas más acertadas del cine de superhéroes. Este suceso impulsó a los productores a realizar tres películas más del hombre de acero: Superman II (1980), Superman III (1983) y Superman IV: The Quest For Peace (1987), las dos últimas consideradas como un fracaso taquillero poniéndole fin a la era del gran héroe en la pantalla grande.

Para el año de 1989, en un intento por reivindicar la imagen de los superhéroes, se estrena Batman del director Tim Burton. La película fue muy criticada por presentar lo que muchos consideraron una imagen violenta y retorcida del hombre murciélago. A pesar de los comentarios, el largometraje tuvo una gran acogida y se convirtió en un éxito rotundo a nivel mundial, al cual le siguieron Batman Returns en 1992, Batman Forever en 1995 y Batman & Robin en 1997. Estas últimas presentaron una visión distinta a la de sus predecesoras, causando una gran decepción dentro del público cinéfilo.

Al parecer, los superhéroes de la DC Comics no estaban siendo muy bien recibidos en la audiencia, produciendo pérdidas millonarias para los estudios. Muchos culparon del fracaso a los guiones de mala calidad y poco atractivos, sin embargo persistieron las dudas sobre si ese era realmente el problema.

Para el año de 1999, Marvel Comics y New Line Cinema estrenaron la película Blade. El largometraje basado en el popular cazador vampiro no tuvo una buena acogida en la taquilla, pero si en video, dándole esperanzas a un género que muchos consideraban como algo del pasado.

Nuevo siglo, nuevos héroes

El inicio del año 2000 trajo consigo nuevos aires para el cine de historietas. Tras grandes esfuerzos, Marvel Comics obtuvo la oportunidad de realizar nuevas versiones de sus héroes, los cuales a su vez son considerados totalmente diferentes a los de DC Comics, ya que presentan vidas llenas de conflictos y prejuicios, además de sufrir diferentes males de la sociedad moderna. Esto representaba un atractivo para el público, el cual podía ser explotado perfectamente por los estudios cinematográficos.

Ese mismo año, en alianza con Twentieth Century Fox, se estrenó, con grandes reservas, X-Men de Bryan Singer. La película, bien recibida por la crítica, fue un éxito rotundo demostrando una vez más que el gusto por los superhéroes todavía existía en la audiencia contemporánea. Este hecho impulsó la idea de realizar varios proyectos que habían sido desestimados anteriormente. Películas como Blade II (2002) de Guillermo del Toro, Spiderman (2002) de Sam Raimi, Daredevil de Mark Steven Johnson y Hulk de Ang Lee (2003) atrajeron a nuevas legiones de fans, que de una u otra forma encontraron cosas diferentes a lo presentado en décadas pasadas.

Uno de los pilares del éxito de dichas propuestas es el humanismo de sus protagonistas. Spiderman es, en el fondo, un joven que enfrenta día a día los problemas de personas de su edad mientras que personajes como Wolverine e Iceman representan el rechazo de los demás por ser simplemente diferentes. Este es precisamente el tema de X-2: X-Men United (2003), cuyo éxito reafirma que éste auge es más que una simple moda pasajera.

Para el presente año se espera The Punisher de los estudios Artisan y una de las continuaciones más esperadas por todos: Spiderman 2 que sin duda alguna, ha creado una enorme expectativa con respecto al hecho de que si el cine fantástico mantendrá o no su fuerza en los años por venir. Además de las anteriores, está programado el estreno de propuestas como Hellboy, Blade: Trinity y Constantine, historietas que gozan de una menor popularidad, pero a su vez representan una propuesta distinta dentro del mismo género.

Para el próximo año, Warner Bros presentará Batman Begins, la primera de una nueva serie, con la que se espera revivir el fenómeno del caballero de la noche y superar la debacle ocasionada con sus últimas dos entregas. Sin duda alguna, el cómic es un género que con su inagotable mundo siempre estará presente en la industria cinematográfica, y por ende, será una parte importante en la siempre interesante historia del sétimo arte.