Seleccionar página

¿Hacia dónde va el cine?

En nuestros países es curioso ver como tratamos desesperadamente de alcanzar los modelos y estándares del cine comercial, cuando este es un modelo que comienza a mostrarse insostenible en la coyuntura actual.

Los estudios comerciales tiemblan frente al fantasma de la piratería y las descargas por Internet.

¿No sería entonces lo más sensato recurrir a un modelo de producción que saque provecho de la distribución gratuita, las redes sociales y los mecanismos que los grandes estudios ven con sospecha?

Ese es precisamente el caso de El Cosmonauta, cine construído a partir de la idea de comunidad y el Creative Commons, dos ideas que parecen disonantes con el concepto que nos venden de como debe ser el cine.

El Cosmonauta es un proyecto de Riot Cinema, productora joven que ha asumido el reto de explorar las posibilidades de este nuevo modelo de hacer cine.

Crowdfunding

Se trata de un proyecto abierto, en el cual cualquiera persona a partir de un mínimo de dos euros de aporte puede convertirse en productor de la película, esto es: aparecer dentro de los créditos y recibir a cambio de la participación financiera un paquete de bienvenida con materiales relativos a la película.

“El merchandising, como a todos nos gustaría que fuera.” Así lo describen ellos mismos, y es que no se trata de pedirle algo a la gente por nada, todo lo contrario, el modelo es colaborativo, el Colectivo Riot Cinema presenta su proyecto, lo oferta, y si a vos te interesa que esa película exista, como es mi caso, entonces te apuntás a colaborar y estás recibiendo algo a cambio.

Los procesos son entonces transparentes, el guión está colgado en la web, materiales de foto, impresos, video.

Esto se llama Crowdfunding, y es involucrar a los posibles consumidores de tu producto en la producción del mismo, y aunque no se trata del único medio de financiación de El Cosmonauta, más por un asunto de tiempo, es una parte fundamental del proyecto.  Gabriela Lendo, encargada de prensa y Bruno Teixidor, director del equipo creativo, lo ponen así:

Gabriela: “El crowdfundig lo que crea es comunidad, la gente que ya ha aportado dos euros tiene una implicación con el proyecto”.

Bruno: “Es más bien como lo que engrasa la maquinaria del proyecto”.

Esto no es un invento de Riot Cinema, ya antes se ha rodado de esta misma forma, pero es la primera vez ocurre en el mundo hispano, y además, en este caso se está llevando a las últimas consecuencias, y es que El Cosmonauta no solo apuesta por los conceptos de comunidad y colaboración en lo económico, El Cosmonauta es cine Creative Commons.

¿Cine Creative Commons?

¿Cuáles son las implicaciones de ésto?

El Cosmonauta se estrenará de forma gratuita a través de Internet.

Simultáneamente se estrenará en salas, y será vendido en DVD.

¿Cómo carajos piensan sacar dinero?

Esto pasa por asumir la piratería como un hecho ineludible y decir:

“Si hago una buena película es seguro que habrá gente que después de verla en red querrá verla en un cine, y si es suficientemente buena incluso habrá quien la quiera en una edición de colección.”

Yo personalmente soy ese tipo de persona, y creo que la idea de generar una comunidad alrededor de la película, con la ayuda de herramientas como Facebook, Twitter, Flickr y Vimeo, es asegurarse ese público de fans ansiosos por ver el resultado final.

Y obviamente a ojos de un inversor grande, o distribuidor llegar y decir:

“Tengo X cantidad de gente interesada en mi película.”

Es un factor de más peso que no tener ninguna certeza respecto al producto, y eso es justamente lo que ha pasado con El Cosmonauta.

En ese sentido me encanta la forma en que lo ponen Bruno y Gabriela.

Gabriela: “Si sigues con tu modelo tradicional lo único que fomentas es la piratería, ahí si estás perdiendo dinero, pero se abren todos estos canales, si te cierras pierdes, pero si te abres pues quien sabe… No estás regalando nada, nosotros conseguimos un montón de cosas a cambio de dejar nuestro contenido libre”.

Bruno:Es que no vas en contra de la percepción que tiene la gente de consumir ahora, que es la que ha dictado los gran cambios.  Es que quieras o no tu contenido va a estar en la Internet.   Si asumes que va a estar, te beneficia.  Si descubres que ya no puedes monetizar el simple visionado, te fijas en el otro abanico de posibilidades”.

Estos argumentos ya han convencido a inversores y distribuidores, y es que claro, a pesar de romper con muchas ideas tabú, lo cierto es que el modelo garantiza lo fundamental, el público.

Imagen cortesía de Riot Cinema

Un poco más allá de todo esto, los contenidos íntegros de El Cosmonauta, banda sonora, clips de video crudo, serán subidos a la red, para que los fans puedan hacer sus propias remezclas de la película, editarla al gusto, crear nuevos contenidos que además deben respetar la licencia Creative Commons.

Bruno: “Es raro hablar de financiación colaborativa sin pensar poner el material a disposición de la comunidad”.

Esto es para mi gusto una de las cosas estimulantes del proyecto, asumir que la obra no termina donde termina el autor, si no más bien lo trasciende, es reinterpretada por el publico y alcanza nuevas cotas de expresión.

Bruno: “Abrir a que la gente haga sus propios teasers trailers, bandas sonoras interactivas no solo es un atractivo muy poderoso, sino que también permite retroalimentarnos de forma directa”.

Esto me hace preguntarme si se va a limitar de alguna forma las posibilidades de producir contenidos derivados, a lo cual tengo una respuesta categórica:

Gabriela: “Puedes hacer lo que te salga… Siempre y cuando tenga la misma licencia”.

El arte como corresponde a nuestro tiempo

La posibilidad de reinterpretar, generar contenidos y llegar al público por canales no tradicionales son factores que no pueden pasar desapercibidos a ningún proyecto de comunicación, y el cine y el arte son ante todo comunicación.

En ese sentido El Cosmonauta está por empezar una nueva fase.

Gabriela: “Esperamos empezar una campaña transmedia, que la peli ya no sea solo de noventa minutos, si no que sea una experiencia”.

Bruno: “Toda película quiere reunirse con su público antes, las redes sociales son la evolución lógica de los estudios de mercado”.

Creo que no debo ser el único que espera con ansiedad la evolución de este proyecto, yo los invito a visitar el sitio, seguir atentos El Cosmonauta y por supuesto participar de él.

Cierro mi paseo por el mundo de El Cosmonauta con dos frases lapidarias de Bruno y Gabriela.

Gabriela: “En la escuela de cine  te enseñan que tu mejor regalo es estar en una sala de cine, y ese es el chip que tienes que cambiar. El papel de la distribuidora va a cambiar”.

Bruno: “El que no quiera verlo va a tener su película en Internet de todas formas”.

El Cosmonauta en 5 pasos from Riot Cinema on Vimeo.