Seleccionar página

Soy una cheerleader del cortometraje. Lo admito. El día que leí un tuit de Delefoco diciendo que traía un festival de cortos a San José, se me hizo la boca agua. Rebusqué en las profundidades de la Red que sería Shnit. Un festival de cortometrajes multisede, presente en varios continentes, con una selección de películas breves de países tan variopintos como Serbia, Irán, Suiza, Estados Unidos, China o México. Una fiesta del cortometraje con presencia en Suiza, Sudáfrica, Alemánia, Austria, Singapur y, por primera vez, En Costa Rica. Ya cuando me enteré de que además iban a incentivar la exhibición de cortos nacionales a través de una categoría llamada “Chifrijo” me convencí de que no podía perdérmelo.

Decía Ernesto Calvo en la rueda de prensa de presentación del festival que Julio Cortázar veía que, frente a la novela -que gana por puntos- el cuento debe ganar por Knock Out. Una analogía entre literatura y cine con la que coincido y que creo que define muy bien el trabajo de lo que siempre se ha llamado el “hermano pequeño” del cine. Tiene la responsabilidad de saber que la pelea, sí o sí, se acaba en ese round. Y creo que los costarricenses tienen una oportunidad única, gracias a este festival, para dejarse knockear por un cine que promete ser rico y variado.

Los 75 cortos de la categoría internacional proceden de 31 países, 75 oportunidades, todas y cada una, para acercarse a realidades muy diversas, para conocer las formas de hacer cine, las historias y las preocupaciones de cineastas, por lo general jóvenes, de todo el mundo. Este tipo de festivales ofrece un menú degustación de cine internacional en cápsulas breves, intensas y siempre sorprendentes.

Y, en cuanto a Chifrijo, otra reflexión de Ernesto: “Tendríamos que recurrir al cortometraje para contar de alguna manera la historia del cine costarricense”. En un país en el que las producciones se ven muy limitadas por los recursos reales con los que cuentan los cineastas, el cortometraje cobra una relevancia mucho más alta. En total, podrán verse 20 cortometrajes costarricenses.

coto internacional shnit

El festival tendrá sesiones el viernes 7 a las 17, 19 y a las 21 horas, y el sábado 8 y el domingo 9 a las 15, 17, 19 y a las 21, siempre en la Sala Garbo. Las entradas se pueden adquirir en taquilla pero están ya disponibles en la tienda de Delefoco. Cada sesión costará 2.000 colones, pero os recomiendo que vayáis directamente a por los abonos del festival. El abono diario permite acceso a todas las sesiones de una misma jornada por 5.000 colones. Y para los fanáticos de mi especie o similares, también se pueden comprar abonos para los tres días por 10.000 colones. Once sesiones, 22 horas de ocio y cultura disfrutando del cine costo en pantalla grande. Me parece un precio más que razonable para asegurarse entretenimiento de calidad y variado durante todo el fin de semana, incluso si sólo se pretende ir a un par de sesiones por jornada.

Nos vemos en la Sala Garbo. Hasta entonces, dejamos un pequeño avance de lo que podréis ver este fin de semana.

 

Spot y Previews del Festival Shnit Costa Rica from deleFOCO on Vimeo.