Seleccionar página

Sin duda alguna, Tim Burton es uno de esos directores que Hollywood no merece. Su carrera se ha caracterizado por estar marcada con una originalidad que nos sorprende constantemente, recurriendo a elementos creativos los cuales están casi ausentes en una gran parte de los trabajos de realizadores contemporáneos. Este director, recordado por películas como “Edward Scissorhands” y “Batman”, vuelve a la pantalla grande con “Corpse Bride”, una película animada que ha dado mucho de que hablar en este último semestre del 2005.


La película, considerada desde ya como una “joyita”, utiliza una técnica clásica de animación cuadro por cuadro, algo totalmente opuesto a la tendencia actual de trabajar con personajes en tercera dimensión generados por ordenador, lo cual ha dejado de ser innovador debido a su excesiva utilización.

La técnica utilizada en este filme aporta frescura y humanismo a cada uno de los elementos presentes. Para darle voz a los personajes, la elección de actores no representó ninguna sorpresa, ya que la mayoría de los presentes en el proyecto han trabajado con Burton en filmes anteriores. De esta forma tenemos a Helena Bonham Carter (“Planet Of The Apes”), Albert Finney (“Big Fish”), Michael Gough (“Batman”), Christopher Lee (“Sleepy Hollow”), y desde luego su actor favorito: Johnny Deep, para quien este es el quinto proyecto en el que participa con el director. A este grupo se une el compositor Danny Elfman, quien ha musicalizado casi todas las películas del realizador.

Desde su estreno, “Corpse Bride” ha generado comentarios positivos entre los críticos quienes afirman que su gran virtud yace en el aspecto narrativo. Su aspecto visual es sencillamente sorprendente. A pesar de no presentar ninguna innovación en el aspecto técnico, su composición y manejo de elementos, como el color, ha sido alabado, hasta ser considerada como una buena sucesora de “The Nightmare Before Christmas” de 1993.

Definitivamente, “Corpse Bride” es una propuesta para ver y disfrutar. La magia del realizador Tim Burton no acaba, y su más reciente trabajo no es más que un indicador de su fidelidad hacia un estilo refrescante y diferente, que desde ya ocupa un lugar importante dentro del cine contemporáneo.