Seleccionar página

Ben-Hur, la épica por excelencia dirigida por William Wyler y protagonizada por Charlton Heston se ha convertido en uno de los referentes de la historia del séptimo arte. Varios de sus elementos como cinematografía, música así como la universalidad de su historia redefinieron la forma de hacer películas marcando un antes y un después. El estreno previo de otras epopeyas de aquel tiempo como Quo Vadis allanó su camino a la cima, una jornada iniciada en el lejano 1959 la cual le ha permitido entre otras cosas convertirse en la primer película en ganar once premios a la academia incluyendo el de mejor actor y mejor dirección.

Hoy, poco más de cincuenta años después, el filme continúa siendo recordado no solo producto de su espectacularidad sino también por muchos directores de hoy en día, quienes confiesan una profunda admiración así como una fuerte influencia por su técnica y estructura.

Si bien bien la versión de Wyler es la más conocida por el público, es necesario recordar que el caminar de Ben-Hur en el medio cinematográfico data de principios del siglo XX. Dos versiones de la época del cine mudo (1907 y 1925) fueron las primeras en materializar la obra escrita por el General Lee Wallace. De éstas dos  la segunda presenta  mayor relevancia pues estableció nuevos estándares de producción para la época del cine mudo. El filme dirigido por Fred Niblo y protagonizado por Ramón Novarro fue toda una epopeya en su tiempo. La secuencia de la batalla naval se filmó con réplicas de tamaño real y la carrera de caballos utilzó alrededor de 200 cámaras, la mayor cantidad jamás empleada en un filme por Hollywood hasta ese momento. Este esfuerzo no solo se convirtió en uno de los primeros filmes en superar las dos horas sino en mostrar las primeras secuencias a color en una pantalla cinematográfica.

Algunos datos del gran clásico

Contrario a lo que se cree, la versión de 1959 no fue elaborada bajo las mejores condiciones. Había una gran presión por parte del estudio (Metro-Goldwyn Mayer), pues éste se encontraba casi al borde de la quiebra y la necesidad de un éxito taquillero era más que lógica. William Wyler no se sentía muy convencido de dirigir la película sin embargo la idea de construir algo monumental al estilo Cecil B. de Mille y de contar en el fondo con una historia de lucha de un pueblo contra un yugo opositor (Roma), terminó convenciéndolo de realizarla.

El hecho de tener un guión con una historia atemporal es uno de los grandes aspectos que han permitido a la producción tener una masiva aceptación por parte del público. Es una trama que puede ubicarse en cualquier otro período histórico y lograr siempre cierta familiaridad. Además el interés de elaborarla dentro de un entorno épico  representó todo un desafío artístico pues sus realizadores deseaban contar la historia con ese sello majuestuoso, sin escatimar gastos en pro de crear la mejor ambientación posible.

A pesar de su interés por la obra, Wyler no parecía muy convencido del guión escrito por Karl Tunberg años atrás. Esto originó una serie de modificaciones a través de los escritores Christopher Fry y Gore Vidal, quienes reescribieron una gran parte del material durante el rodaje. A pesar de que el director demandaba el reconocimiento público de los escritores, el Gremio de Escritores de América se lo otorgó finalmente a Tunberg por ser el escritor original de la película.

En un inicio nombres de estrellas de aquel entonces como Burt Lancaster, Paul Newman y Leslie Nielsen fueron asociados al proyecto. Pero luego de intensas pruebas, Charlton Heston y Stephen Boyd se convirtieron en las elecciones del director a pesar de no lograr la plena aceptación del estudio.

Como muy pocas veces se ha hecho se levantaron sets prácticamente completos para varias de sus secuencias como la ciudad de Jerusalén, algunos muros de la Fortaleza Antonia y el Circo Romano (prácticamente entero),  donde se llevarían a cabo una de las secuencias más importantes del filme.  El esfuerzo realizado  no solo les fue reconocido en su momento sino también en la actualidad debido a que el excelente trabajo de decorados y detalles como el diseño de vestuario son considerados toda una escuela para los técnicos actuales.

Desde el punto de vista técnico la película marcó un hito al convertirse en uno de los pocos filmes bajo el proceso MGM Camera 65, el cual utiliza un negativo de 65 milímetros para dar una impresión final de 70 milímetros creando un radio de 2.76:1, una de las imágenes panorámicas más anchas jamas logradas.

Su legado

Cinematográficamente el proyecto es toda una lección de cine. Ben-Hur fue la primera producción en lograr 11 estatuillas de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, incluyendo las de mejor actor principal, mejor actor secundario y dirección. Su estilo redefinió en buena parte la visión utilizada hoy en día, pues se le considera como uno de los precursores de los denominados “blockbusters”.

Realizadores como Martin Scorcese y Brian De Palma han confesado haberse inspirado en la película en repetidas ocasiones, adaptando gran parte de su estructura a varios de sus proyectos. Así también lo expresó en su momento el cineasta Ridley Scott:  “No importa cuanto ha pasado, ni que tan avanzados estemos tecnológicamente, ese filme es uno de los más grandes jamás hechas. Nunca lograremos duplicarla. Fue uno de los primeros que chequeamos a la hora de hacer Gladiator. Se convirtió en una fuente valiosa de información”.

George Lucas, cineasta conocido mundialmente por su saga de Star Wars, se confiesa un fan del filme. Incluso le llegó a pagar tributo a través del Episodio I, el cual incluye una carrera de pods filmada muy al estilo de clásica carrera de cuadrijas del filme de Wyler la cual Lucas la ha definido como ” la mejor secuencia de acción jamás hecha en un filme. Nada antes de eso presentaba ese vértigo y esa intensidad en cada uno de los encuadres”.

La música compuesta por Miklos Rozsla ha dejado mella a través del tiempo. Su trabajo no solo se convirtió en uno de los más populeres de la historia, sino también en una gran influencia para muchos compositores. Su impacto ha sido tal al punto de llegar a ser imitada en cientos de ocasiones, muchas veces por compositores tan famosos como Jerry Goldsmith o John Williams. Este último ha admitido haberse inspirado en ella para la composición de trabajos tan célebres como la música de la saga de Star Wars o de Superman.

Ben-Hur y la era digital

Con la llegada de la televisión la célebre pieza épica encontró una nueva ventana para seguirse exhibiendo y cautivando a nuevas generaciones. Su primera tranmisión se hizo el 14 de febrero de 1971 a través de la cadena CBS. En esta ocasión la versión panorámica o widescreen fue reemplazada por una versión 4:3 de formato Pan Scan. Lamentablemente este formato reducía considerablemente la espectacularidad del filme mostrando aproximadamente la mitad de su aspecto original. Si bien con la posterior aparición del Betamax y el VHS abrieron otro camino para ser vista, la versión original permanecía guardada, destinada únicamente a proyecciones limitadas.

Si bien el Laser Disc permitió exhibir su imagen de forma completa por un tiempo su restauración definitiva se dió con la venida del formato DVD. Dos trabajos minuciosos de preservación fueron realizados al negativo logrando como resultado la mejor calidad de imagen exhibida por el filme hasta el momento. Si bien para la primera versión se presentó en formato panorámico, su imagen fue recortada para ajustarlo a un formato de 2:75:1, dejando por fuera algunas porciones de ésta, generando el descontento de muchos quienes añoraban un profundo respeto hacia el material original. Este error fue corregido para un segundo lanzamiento, donde el filme fue restaurado nuevamente y de forma impecable a partir de un material en 65mm. Con ésto, recuperó el radio original de 2:76:1 con una transferncia de mejor calidad (2k- 480 dpi). Además, incluyó la tipografía original en las secuencias del preludio, entre acto y conclusión la cuales habían sido retocadas de forma irresponsable para la versión anterior.

Esta segunda versión en formato DVD incluyó además la versión de 1925 proveniente de la época del cine mudo, una verdadera joyita con una banda musical compuesta por Carl Davis en 1987, e interpretada por la Orquesta Filarmónica de Londres. Su restauración y presentación en formato digital fue alabada por muchos quienes la llegaron a considerar prácticamente como una pérdida en el tiempo.

Para este 2010, se ha iniciado una nueva masterizacion en 4k (alta resolución) la cual presentará una imagen y sonidos renovados. El filme esta siendo analizado y limpiado de impurezas con el objetivo de mostrar una versión impecable. El hecho de haber realizado exitosos trabajos de restauración en alta definición en filmes como The Sound of Music o The Wizard of Oz, ha generado una gran expectiva entorno al resultado final de Ben-Hur.

Otras versiones

A pesar de los años su éxito sigue marcando huella. Hollywood no solo recuerda la obra literaria sino el impacto logrado por la versión fílmica de William Wyler. A inicios del presente siglo (2002), una versión animada con la voz de Charlton Heston fue lanzada en un intento por reintroducir la historia hacia una audiencia infantil.

Recientemente una nueva miniserie para televisión basada en el popular libro y producida por el mismo hijo de William Wyler fue estrenada generando comentarios bastante negativos como resultado de producto cargado de clichés, un estilo narrativo más simplista y ordinario sin la majestuosidad de la versión clásica. Además de esto las actuaciones fueron calificadas de irregulares. Esto producto de un elenco relativamente joven, con un desconocido Joseph Morgan como un Judah Ben Hur sin el carisma y autenticidad mostrados por Heston en su momento.

Además de este producto televisivo, una recreación teatral se ha puesto en marcha recientemente.  Ben-Hur: From  Screen to Stadium, es un  ambicioso proyecto narrado por el actor Russell Crowe. Este ha recreado con gran éxito los pasajes más importantes de la obra utilizando un presupuesto de mas de $15 millones de dólares y un equipo de más de 400 actores. Hasta el momento la puesta en escena ha logrado resultados sorprendentes con presentaciones exitosas en el O2 Arena de Londres y en otros como el ANZ Stadium de Sydney, Australia.

Han pasado más de 50 años y el nombre de Ben-Hur sigue presente en la cultura cinematográfica.  A pesar de tanto tiempo su historia sigue llamando la atención de nuevas generaciones. De esta forma  continúa dejando huella convirtiéndose sin duda alguna,  de los filmes más importantes de todos los tiempos.

Lista de Premios Oscar obtenidos por Ben-Hur:

Oscar a la mejor película — Sam Zimbalist, productor
Oscar a la mejor dirección — William Wyler(†)
Oscar al mejor actor — Charlton Heston (†)
Oscar al mejor actor de reparto — Hugh Griffith(†)
Oscar a la mejor dirección de arte — Edward C. Carfagno, William A. Horning, and Hugh Hunt
Oscar a la mejor fotografía — Robert Surtees
Oscar al mejor diseño de vestuario — Elizabeth Haffenden
Oscar a los mejores efectos visuales — A. Arnold Gillespie (visual), Milo B. Lory (audible), and Robert MacDonald (visual)
Oscar al mejor montaje — John D. Dunning and Ralph E. Winters
Oscar a la mejor banda sonora — Miklos Rozsa(†)
Oscar al mejor sonido — Franklin Milton