Seleccionar página

feature_bastards

La Segunda Guerra Mundial. Una de las más grandes tragedias de la historia universal ha servido de inspiración para que cientos de cineastas a través de años reintrepeten dichos hechos,  muchas veces desde una perspectiva parcializada, llena de vicios y bajo argumentos predecibles. A inicios de este año, el filme Valkyrie fracasó en llenar las expectativas producto de un argumento apenas regular con un clímax carente de fuerza.

Pero el director Quentin Tarantino salva oportunamente la participación del género en este 2009 con Bastardos Sin Gloria (Inglorius Basterds) un filme que ha dado de que hablar gracias a su  audacia, madurez e inteligencia que ayudan a consolidar al realizador no solo como uno de los mejores directores norteamericanos de la actualidad, sino como un verdadero maestro del séptimo arte.

A pesar de tratarse originalmente de ser un refrito, la propuesta en sí es toda una cátedra de hacer cine. Desde su inicio,  ésta se caracteriza por poseer un hilo narrativo  pulcro, sin tapujos que definitivamente atrapa al espectador con diálogos cuidados, excelentemente escritos con un amplio sentido de la elocuencia como pocas películas lo han logrado hasta el momento. Cada uno de estos elementos combina de forma eficiente aspectos propios del género bélico con pinceladas de  melodrama y humor negro del más fino, tejiendo una excelente crítica no solo hacia el género mismo sino hacia la violencia como tal, el como su presencia es cada vez mayor en la sociedad moderna a través de difentes canales incluyendo el cine como entretenimiento mismo. Un aspecto que el mismo “modus vivendi” del ser humano parece tolerar cada día más hasta el punto de llegar al verlo como algo perfectamente normal, haciendo de la escencia  humana algo frío e insensible.

basterds_a

Las actuaciones son sencillamente de primera. El elenco encabezado por Brad Pitt logra identificarse con la escencia misma del film, pareciendo incluso que éste fue hecho a la medida para cada uno de ellos. En este apartado cabe resaltar el trabajo de Christoph Waltz como el coronel Hans Landa, logrando una perfecta mezcla de antagonismo y comedia robándose el show con gran descaro en cada una de sus intervenciones. Su desempeño ha sido reconocido internacionalmente por la crítica logrando incluso el reconocimiento a Mejor Actor en el reciente Festival de Cannes.

Desde el punto de vista técnico el trabajo de post-producción es impecable, producto de una edición bien cuidada, calculada desde el primer segundo, totalmente al servicio de los intereses de Tarantino, la cual logra integrar de forma eficiente la excelente fotografía y  musicalización basada en trabajos clásicos de David Bowie, Ennio Moriconne y Lalo Schifin para crear esa ambientación muy al estilo de las películas de guerra de los años 70 y a la vez propia de ese estilo retro característico de los trabajos de Tarantino.

Bastardos Sin Gloria es el mejor filme de lo que va del 2010. Desde un inicio su gran solidez y dominio de cada uno de los elementos que la componen dan como resultado una pieza hecha a base de melodroma acompañado por buenos diálogos, imágenes fuertes y buen humor las cuales reinventan como nunca antes el género convirtiéndolo en  clásico instantáneo del cine moderno y a partir de ahora, un punto de referencia obligatorio dentro del cine belico.

Calificación: 9.0

basterds_b