Seleccionar página

Continúa el ciclo Animación sin límites en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, y ahora es el turno de la selección de cortos rusos. Las proyecciones se llevarán a cabo a partir de las 6 p.m. en la videoteca del Museo ubicado en el Centro Nacional de la Cultura, Avenida 3, calle 15/17, y la entrada es gratuita. Esta es la cartelera para el miércoles 18 de febrero:


Bola de lana
Director: Nikolai Serebryakov
10 min.

Una anciana encuentra a una oveja en el bosque y teje con su lana ropa caliente, una casa y muebles, antes de enfrentarse a sus propias limitaciones cuando intenta rehacerse a sí misma como una joven hermosa. Este clip es un impresionante stop motion de Nikolai Serebryakov que se basa en un cuento popular sobre una oveja mágica cuya lana es utilizada por una mujer mayor. Con su empleo asombroso del color y su exploración ingeniosa del medio, la Bola de Lana es una de las obras maestras del cine animado ruso.

Cuento de cuentos
Director: Yuri Nornstein
29 min.

El cuento de cuentos, intenta estructurarse como una memoria humana. Las memorias no se recuerdan en orden cronológico deseado, son recordadas por la asociación de una cosa con otra, significa que la tentativa de poner memoria en la película no es una narrativa convencional. La película se compone así de una serie de secuencias relacionadas cuyas escenas se entremezclan entre una y otra. Uno de los temas primarios implica guerra, con énfasis particular en las pérdidas enormes que la Unión Soviética sufrió en el frente del este durante la Segunda Guerra Mundial. Varios caracteres se repiten y sus interacciones componen una parte grande de la película, tal como el poeta, la niña y el toro, el niño pequeño y los cuervos, los bailarines y los soldados, y especialmente el pequeño lobo gris. Otro símbolo que conecta casi todos estos diversos temas son las manzanas verdes (que pueden simbolizar vida, esperanza, o potencial).

Hombre en un cuadro
Director: Fyodor Khirtuk
10 min.

Un personaje masculino es enmarcado dentro de un cuadro y, a su alrededor hay un formulario en el cual leemos la extraña descripción negativa de una vida humana: no, no, no fue, no tiene, no posee, no participa, nunca ha sido arrestado. El personaje, esta vez sin nombre, nos es presentado como el modelo de burócrata pomposo, incapaz del más pequeño gesto humano que lo obligue a salir de lo sancionado y enmarcado, como su misma existencia. El relato está dividido en pequeños cuadros que nos explican actitudes y posibilitan la formación de un retrato global. La burocracia presente en el cortometraje no es un hecho aislado (puesto que todos, en esa pared llena de personajes enmarcados, son lo mismo) y, más importante que ello, no es sólo una manifestación de ineptitud o pérdida de horizontes de desarrollo. Contrario a ello, la pieza tiende un sólido hilo entre lo formal y oficinesco y lo político: el burócrata desea poder y hará cualquier cosa para conseguirlo.

La venganza del camarógrafo
Director: Wladyslaw Starewics
9 min.

Sr. Saltamontes, el camarógrafo, toma su venganza con una filmación del Sr. Beetle y su amante, la Sra. Dragonfly y luego muestra los resultados en un cine de barrio donde la Sra. Beetle se encuentra en la audiencia. En el marco del cine presoviético, siguiendo la línea del filme de arte francés, Starewicz parodia los melodramas de la época con un jocoso estilo satírico, utilizando insectos como protagonistas.

La armónica de vidrio
Director: Andrei Khrajanowsky
20 min.

Es la historia de un hombre que, “tiempos atrás”, inventó un instrumento musical cuyo sonido “extraía los sentimientos más bellos de los seres humanos”, y a quien esas mismas personas niegan, aprisionan y destruyen, reduciendo a simples astillas el instrumento. La historia estaba demasiado cerca de la Unión Soviética, del período estalinista, en particular a la relación del poder militar-burocrático con los artistas e intelectuales, razón por la cual la animación no pudo ser estrenada hasta muchos años después.