Seleccionar página

Continúa el ciclo Animación sin límites en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, y ahora es el turno de las producciones procedentes de Norteamérica.

Las proyecciones se llevarán a cabo a partir de las 6 p.m. en la videoteca del Museo ubicado en el Centro Nacional de la Cultura, Avenida 3, calle 15/17,  y la entrada es gratuita.

Esta es la cartelera para el miércoles 11 de febrero:


Vincent
Director: Tim Burton
1982, 6 min.

Vincent es un niño de 7 años, tranquilo y obediente, y en sus fantasías sueña con ser su idolatrado Vincent Price, uno de los intérpretes de terror más admirados y respetados de la historia del séptimo arte.

Tim Burton escribe el poema Vincent bajo el concepto original de microrrelato infantil. Filmado en blanco y negro es un stop-motion influenciado por las películas alemanas de los años 1920, así como las protagonizadas por Vincent Price y las adaptaciones de los relatos de Edgar Allan Poe. El corto fue narrado por el héroe de la infancia de Burton Vincent Price.

Cabeza
Director: George Griffin
1975, 10 min.

El más elaborado de sus anti-cartoons (como él mismo los llama), es Cabeza, un ingenioso ensayo de cómo filmar, fotografiar, dibujar, pintar y fotocopiar imágenes en movimiento. Destellando entre versiones multimedia de los mismos eventos, jugando con separaciones entre la figura y la tierra, cabeza es una película-truco.

George Griffin produce películas que desafían la categorización. Parte de lo que hace que ver secciones de las películas de Griffin intrigante es la variedad de enfoques que le da, raramente repitiendo temas o estilos.

Ah Pook está aquí
Director: Philip Hunt y William S. Burroughs
Estados Unidos,1994, 6 min.

En los restos dispersados de un cosmos gastado, el último dios, Ah Pook discute con su alter ego el equilibrio temblante entre la vida y la muerte. Una corriente animada del conciente idiosincrásico, la voz de Burroughs nos entrega un réquiem para las reses muertas del Armageddon, de discursos nihilistas del último dios que busca para significar en su universo, y finalmente de un manifiesto amargo de la aclaración, y de la liberación.

Luz de Polilla
Director: Stan Brackage
Estados Unidos, 1963, 3 min.

Mothlight visualiza un “día en la vida” de un insecto desde el nacimiento hasta la muerte, sin embargo, algunas de las indicaciones más positivas son de las asociaciones de lepidópteros, como la creatividad y el alma. Se podría decir Brakhage pone el “anima” de nuevo en la animación, reanimando a los muertos, cuidadosamente colocando los restos de insectos muertos, sobre la tira de película, y la alimentación a través del proyector de nuevo a la vida.

Stan Brakhage ha impreso partes de insectos y otros restos orgánicos a esta animación casera. Dicha animación ha logrado una amplia variedad de criaturas antropomorfas, desde coyotes a ranas, diablos de Tasmania a pájaros carpinteros. Se ha conseguido que ratones e incluso ratas, se vean lindas, sin embargo, la animación sigue siendo aprensiva acerca de los insectos.

El principio de la proyección de películas es la ilusión de la vida a través de la luz, con el público reuniéndose para ver como las polillas son atraídas por una lámpara: la belleza de Mothlight es la forma en que Brakhage evoca la polilla no a través de la imitación de dibujos animados, sino por la sensación de fragilidad de su movimiento, de bateo en contra de la pantalla. El efecto es excitante y aterrador.

Vecinos
Director: Norman Mc Laren
Canadá, 1952, 8 min.

Dos hombres (Jean-Paul Ladouceur y Grant Munro) viven pacíficamente de lado a lado en casas hechas de cartulina, pero cuando crece una pequeña flor entre ambas casas, ellos luchan a muerte por la propiedad de la misma.

Vecinos es un alegato contra la violencia y la guerra que data de 1952. McLaren rueda esta película con sólo dos actores -uno de los protagonistas es Grant Munro, otro gran animador-, manipulando después la cinta de modo que parecen caricaturas. La novedosa técnica que aporta McLaren se llama pixillation, a la que incorpora un sonido sintético que él mismo creó a base de rayar con un punzón el sonido real de la cinta.

Neighbours ganó la Palma de Oro al mejor cortometraje y el Oscar de animación en el mismo año de su realización. Animado, experimental, extraordinario y una obra única en el cine de animación.

Sexo en el tejado
Director: Adam Pesapane (PES)
Estados Unidos, 2002, 1 min.

La azotea de un clásico apartamento es el escenario. Techo plano con muros bajos alrededor, alambres y tuberías por doquier. Una pequeña puerta que conduce al ducto de una escalinata. Al abrirse la puerta la risa de un hombre y una mujer que juegan acompañan el movimiento de 2 sillas animadas estilo stop motion (él la persigue a ella). Se encuentran entusiasticamente a través de la azotea, cambiando posiciones, los codos de ella se friccionan contra el ladrillo y los bordes ásperos. Después, ese mismo día, la dueña de los muebles ve el estado de sus sillones. Alguien deberá pagar.

Sexo y violencia
Director: Bill Plymton
Estados Unidos, 1997, 8 min.

En 8 minutos el animador Bill Plympton nos entrega 24 viñetas: 7 son claramente sobre sexo, 10 sobre violencia y 7 sobre las fragilidades del cuerpo humano, particularmente el cuerpo y su edad.

Hay 3 historias de personas con problemas de prioridades (incluyendo un tipo atándose los zapatos mientras desciende en paracaídas; el primer sexo telefónico; y una inteligente y peligrosa manera de encontrar una llave perdida. Excepto por los títulos de cada sketch y un par de bromas que se vuelven ruido, estas historias son viajes visuales en la psiquis del hombre, la mujer, dios, los animales y el tiempo (enemigo de todos nosotros).

Bambi conoce a Godzilla
Director: Marv Newland
Estados Unidos, 1969, 2 min.

Marv Newland realiza “Bambi encuentra a Godzilla” en 1969, en tan sólo dos semanas, cuando todavía estudiaba en la escuela de cine, un par de años después de la publicación de Zap, el primer comix underground; y lo realiza como respuesta al idealismo de la época, representando un icono de Disney.

El encuentro de Bambi con el mito japonés de la serie B sirvió como inspiración para las generaciones venideras de animadores independientes, como Bill Plympton o Everett Peck.

Street of crocodiles
Director: Hermanos Quay
1986, 21 min.

Los tornillos salen por si mismos de las paredes, como si buscaran acelerar la destrucción del todo. Una colmena de muñecos con idénticos ojos vacíos intentan conservar el orden, quizá con excesivo celo. El resto de los habitantes del laberinto, en su mayoría atrapados tras puertas atrofiadas, parecen vivir una existencia casi animal.

Street of crocodiles es una animación surrealista de títeres en stop-motion.El corto fue inspirado por los escritos del polaco Bruno Schulz. El texto de Schulz, particularmente lírico, es omitido casi del todo: Los personajes son mudos. Sin embargo, la idea de que la vida es a la vez maravillosa, opresiva e inútil esta por igual en el texto y en las marionetas.