Seleccionar página

El cuento de Alicia en el País de las Maravillas (Alice In Wonderland) se convirtió en uno de los relatos más populares de todos los tiempos no solo por su calidad literaria sino especialmente gracias a la película animada de los años 40 producida por Walt Disney la cual nos presenta para este 2010 una nueva versión dirigida por Tim Burton, algo deseado por muchos desde hace algún tiempo. En esta ocasión el elenco es conformado por Mia Wasikowska, Johnny Deep, Helena Bonham-Carter, Anne Hathaway, Crispin Glover, Martin Sheen y Allan Rickman.

El filme es basado en el tercer relato de los libros de Lewis Carroll y nos presenta a una Alicia de 20 años  la cual está a punto de compromoterse con un importante caballero de Londres. Debido a su inconformidad con la decisión del matrimonio, Alicia se refugia nuevamente en el extraño País de las Maravillas el cual también ha cambiado un poco deberá enfrentar a la Reina Roja quien desea someter a todos los habitantes bajo su control.

Visualmente  es un festín. Un extraordinario trabajo artístico de principio a fin donde el equipo de producción da rienda suelta a la imaginación y a la vez hace una presentación impecable de cada uno de los recursos al estilo “Burton” como era de esperar. Diseño de vestuario, decorados, efectos visuales mostrando un cuido de hasta el último detalle  nos retratan una visión muy interesante de aquel mundo fantástico descrito por Carroll. La historia nos trae de regreso aquellos personajes clásicos como el Sombrerero Loco, el Gato Risón para combinarlos con otros nuevos como la Reina Blanca, Mallymkun el ratón entre otros.

Sin embargo, desde el punto de vista narrativo el filme presenta grandes baches pues el guión tiene un argumento muy liviano, con personajes  apenas presentes y algo planos especialmente el caso de Alicia.  El famoso “camino del héroe” (leer a Joseph Campbell) aquella jornada que nos retrata el cuestionamiento,  las motivaciones y dificultades sorteadas por el héroe hasta forjarse y cumplir su cometido luce desteñido y vagamente perceptible. Para mejores ejemplos: Star Wars, Lord of the Rings. Al final este se queda un poco “falto de imaginación” pues recurre a cierta sobrexposición del camaleónico Johnny Depp para llenar varios espacios con algunos chistes y excentricidades.  Esta carencia se palpa más en el último cuarto donde el conflicto se resuelve de una manera fácil, con poca emoción y hasta cierto punto predecible. Al final de cuentas existe cierto confirmismo forzado tal vez por una necesidad de ajustar la propuesta a una típica película Disney de corte familiar y evitar arriesgar e ir más allá.

Hacer buen 3D no es fácil y en este apartado también el filme queda debiendo. El efecto en esta ocasión es algo mediocre pues fue simplemente procesado en escasos dos meses produciendo en algunas ocasiones un efecto incómodo de barrido en varias imágenes sin llegar  a tener la profundad mostrada en Avatar. Ante esto, el director sale al paso de la críticas  pues la película fue planeada originalmente para ser disfrutada en 2D dando a entender que la decisión de darle este apresurado tratamiento se basó más en términos mercadotécnicos.  Esto es prueba del poco cuidado que Holllywood tiene al seleccionar cuales filmes deben recibir este tratamiento mostrando ligereza la cual a la postre podría dar una saturación del formato.

A pesar de los múltiples baches, Alicia en el País de las Maravillas funciona  apenas como mero entretenimiento sin llegar a sorprender. Se conforma con solamente hacer pasar un buen rato a la audiencia cuando podría haber profundizado y presentar algo realmente sobresaliente pues el material da para muchísimo más especialmente si alguien como Tim Burton está a cargo del proyecto.

Calificación: 6