Seleccionar página

Información suministrada por la artista Sila Chanto

Memoria, realidad y nuevos tiempos
X Bienal de Cuenca, 2009

A partir del 22 de octubre  y hasta el 4 de diciembre, las obras de las artistas costarricenses  Sila Chanto y Cinthya Soto, se exhiben en la significativa X Bienal de Cuenca, Ecuador, que incluye obras de Latinoamérica, Europa, Africa y Asia y parte del grupo de macro eventos expositivos en América Latina y el Caribe junto a las Bienales de Sao Pablo, La Habana y ahora la Trienal Poligráfica de San Juan.

Ambas artistas superaron dos filtros curatoriales, en primera instancia el local, a cargo de la  propuesta “Realidades desbordadas” de la curadora María José Monge, y el general que les permite su presencia en el evento, a cargo de  José Manuel Noceda, curador de la Bienal, que articuló su propuesta “Intersecciones: Memoria, realidad y nuevos tiempos”, en cuatro ejes temáticos (“Poéticas del agua”, “Con las glorias no se olvidan las memorias”, “Laberintos de Realidad” e “Imaginarios sobre Cuenca”).  Para Monge, ambas artistas han realizado aportes significativos a la producción plástica y se insertan en el conjunto de obras contemporáneas que buscan dialogar de forma explícita con el entorno inmediato. Soto muestra un conjunto de fotografías denominado “Pictografías” y Chanto, parte de su obra procesual y modular “Inversión Histórica”. La curaduría  se propuso hacer un ensayo interpretativo, sin agotar la riqueza que estas obras tienen de forma autónoma.

“Inversión Histórica” de Sila Chanto. Acción-impresión de placas conmemorativas en espacios públicos de San José y Cuenca.

“Inversión Histórica” de Sila Chanto. Acción-impresión de placas conmemorativas en espacios públicos de San José y Cuenca.

La curadora estima que Chanto, quien tuvo formación de grabadora, el escrutinio del oficio ha sido un denominador común en su obra, la que desde época temprana transgredió las coordenadas propias del taller de grabado, con instalaciones que trascendían la bidimensionalidad propia del medio y con obras estructuradas a partir de registros efímeros. La artista renuncia al repertorio de paradigmas relacionados con la autoría y el oficio, así como a la ritualística articulada al taller de grabado, cuyas condiciones y convenciones son sustituídas por las coordenadas azarosas que imponen los distintos espacios en los que se encuentran emplazadas las placas, y por sus condiciones de preservación. Chanto contraviene así dos insituciones, la artística y la cívica.

Soto también concede un rol tutelar al medio del que se sirve, aunque en una vía que apunta a la transvaloración. Existe también una larga investigación de posibilidades del medio fotográfico, que en la serie Pictografías se nutre de la interlocución con lo que la artista reconoce como “una estética local peculiar, fresca, cotidiana, alejada de patrones académicos”. De esta convergencia surge la serie que juega con los límites de lo pictórico y lo fotográfico, con las frágiles fronteras de una estética central y una estética marginal, que celebra la autoría autónoma o de raigambre popular y la autoría de la artista[1].

El cruce, 2007. De la serie Pictografías de Cinthya Soto.

El cruce, 2007. De la serie Pictografías de Cinthya Soto.

Específicamente sobre las obras presentadas, el proyecto de Sila Chanto, “Inversión Histórica” constituye una serie de acciones donde a través del ejercicio técnico de la impresión gráfica, registra e invierte los textos de las placas conmemorativas disgregadas en el espacio público de Cuenca y San José, culminando con el ensamblaje e instalación en espacios formales e informales de exhibición de los módulos impresos, montados como almohadas blandas.  En palabras de Chanto “La relación entre el tratamiento formal es inherente a su referente conceptual, en tanto se centra en la producción social del olvido y la creación del recuerdo selectivo, a través de la impresión de placas conmemorativas o “monumentos de la memoria”. Se plantea con ello un ejercicio de subversión, ya que se relativiza la pertinencia de ciertos eventos significativos”. Para Monge, Chanto interpone la irreverencia y el desenfado de quien desconfía del discurso como enunciado que define y dispone[2]. Chanto juega a invertir, a desestructurar la secuencialidad y coherencia aparente del texto y celebra generar nuevos órdenes de sentido, y por ende, de realidad.

“Inversión Histórica” de Sila Chanto. Museo de Arte Moderno.

“Inversión Histórica” de Sila Chanto. Museo de Arte Moderno.

“Inversión Histórica” de Sila Chanto, en espacios públicos.

“Inversión Histórica” de Sila Chanto, en espacios públicos.

“Pictografías” es un ejercicio fotográfico en el que se acuerpan registros de pinturas decorativas o comerciales donde se trata de la convergencia entre lo cotidiano, lo pictórico y lo fotográfico en un mismo y nuevo plano bidimensional. Es un campo de experimentación de las posibilidades del lenguaje fotográfico frente a la espontaneidad que ofrece el mundo visible cotidiano. Tiene como denominador común su anclaje en el registro estético de carácter popular, que de formas muy diversas, revela presencias, deseos, distinciones y relaciones propios de contexto que en el horizonte actual de transacciones comerciales estandarizadas y fusiones empresariales pujantes, empiezan a adquirir el carácter de sobrevivientes bucólicos pertenecientes a otro tiempo, esto es, manifestaciones exóticas[3].

Playa Chiquita y Shamir, 2007. De la serie Pictografías de Cinthya Soto.

Playa Chiquita y Shamir, 2007. De la serie Pictografías de Cinthya Soto.

Ambas artistas comparten espacio en el Museo de Arte Moderno de Cuenca, dentro del eje temático “Con las glorias no se olvidan las memorias”; que incluye las obras orientadas a la revisión de los procesos históricos, culturales, de su disección arqueológica e insumisa en términos de identidad, hegemonía y subalternidad que aluden a la economía, las falacias del progreso, la travesía, los desplazamientos, las diásporas culturales; al desarraigo o al simple paso por la tierra[4]. De esta manera,  La obra de Chanto se puede apreciar también en espacios urbanos y abiertos del casco urbano de Cuenca, así como también en el Centro de Alto Rendimiento Totoracocha, integrándose a su vez en el eje discursivo “Laberintos de realidad”, que se basa en obras que articulan diversos sentidos sobre la naturaleza de lo cotidiano, sus claves simbólicas, matices sígnicos, las imágenes existentes y los nuevos íconos que condicionan las zonas de conflictividad en sus asideros históricos, antropológicos, culturales, aplicando metodologías problematizadoras, propositivas, en favor de la reflexividad política y social[5]. A partir del evento, algunos de los módulos de su proyecto se diseminan en otros espacios y latitudes ( En las ciudades de Quito, Guayaquil, y en Canadá, Honduras, Panamá, Nicaragua, entre otras). Su proyecto puede seguirse en la página en Internet: http://inversionhistorica.blogspot.com/.

Para Monge, en Chanto, la realidad se presenta como inasible, desbordada, y quizá por ello, solo aprehensible desde lo provisorio y lo fragmentado. En Soto, el fragmento opera como la forma natural de aproximación a lo real.


[1] Monge, María José (2009) “Realidades desbordadas”, texto curatorial para la X Bienal de Cuenca, Ecuador. Museo de Arte y Diseño Contemporáneo.

 

[2] Ídem.

[3] Monge, María José (2009) “Realidades desbordadas”, texto curatorial para la X Bienal de Cuenca, Ecuador. Museo de Arte y Diseño Contemporáneo.

[4] Noceda, José Manuel (2008): Intersecciones:  memoria, realidad y nuevos tiempos. Pre-catálogo, Bienal de Cuenca, Ecuador.

[5] Ídem.