Seleccionar página

En mi amada y recordada niñez, y gracias a la iniciativa de mis padres, siempre tuve la oportunidad de expresar y cultivar mis inquietudes artísticas. Asistí a clases de dibujo y pintura durante varios años. Derivado de estas, y algunas otras experiencias, debo asumir, ha nacido un proyecto como Art Studio Magazine. Ese es mi caso particular.

Sostiene Aurelio Horta, reconocido académico radicado en nuestro país, y a quien tengo el honor de contar como profesor, que el arte en la educación, no necesariamente formará personas dedicadas a carreras artísticas, pero si seres humanos más sensibles, considerados con quienes les rodean y más felices en términos generales. En pocas palabras “personas que no matan a su prójimo”. Y cómo necesitamos gente así en estos días.

“El arte en el tuétano de la educación ha sido y es evidencia de robustez y salvación de una cultura.” Aurelio Horta.


Como un aporte a tan importante misión de educar con creatividad e imaginación, debemos darle un espacio destacado a la exposición de arte infantil “De genio y loco todos tenemos un poco”, proyecto creado por Catalina Peña Castro, maestra del Kinder Personitas en San Pedro.

“El objetivo principal de este proyecto no es de crear artistas, sino el de acercar al niño y a la niña al arte y así adentrarnos en su alma para luego llegar a su entendimiento” asegura Peña.

Con la inocencia y frescura que cualquier artista consolidado se desea, niños y niñas de entre tres y cinco años de edad, se dieron a la tarea de crear sus obras, provistas de un colorido y una emoción contagiantes.

“De pequeño me enseñaron a querer ser mayor de mayor quiero aprender a ser pequeño…” Enrique Bunbury.

La primera presencia de la exposición fue en las instalaciones del mismo kinder, sin embargo, ha sido tanto el revuelo que ha causado, que se presenta por segunda vez, ahora en el Museo de Formas, Espacios y Sonidos.

“Esta muestra nos habla de una experimentación con el color, de un juego, de creatividad inocente, de jardines violetas y cielos anaranjados, formas escondidas y hermanitos con “vestidos”. Nos lleva de la mano a nuestra infancia cuando creíamos que éramos capaces de realizar cualquier tarea, cuando el “no puedo” era “lo intentaré”.” Catalina Peña.

El valor de este esfuerzo, más que artístico, es humano, educativo. Porque no solo instruye a estos niños y niñas, lo hace con nosotros, los “adultos”. Abrimos nuestros ojos y nos detenemos por un momento en este mundo que gira descontrolado y descubrimos lo bello que aún existe y de lo que alguna vez fuimos parte.

“..Y es que con el paso del tiempo nos volvemos más “cuadrados”, el concepto de belleza se deforma en nuestra mente, conforme crecemos perdemos la capacidad de soñar despiertos, de ser creativos principalmente si no hemos tenido una formación en donde el arte se nos muestre como una forma de expresar ideas, sentimientos y una manera de explorar diversos lenguajes visuales y no visuales” recalca Peña.

Sirva este pequeño espacio en Art Studio Magazine para apoyar, pero sobre todo, homenajear a este grupo de “genios y locos” encabezados por Catalina Peña, quienes están haciendo de nuestro país un mejor lugar donde vivir. Sobre todo en un futuro cercano, cuando estas generaciones se encarguen de una vez por todas de enderezar el “barco” que tan negligentemente les estamos dejando a la deriva.

De pequeño…

“Mis Flores” Tamara Campos Carmona (4 años) “El Jardín” Estefanía Mora Ruiz (4 años)
“Mi casa, mi hermano y yo” María Fernanda Sáenz Vindas (5 años)
“Colores, chiquito, chiquito,
chiquito”
Laura Ximena Montoya (3 años)
“Yo”Valeria Ortiz Arias (5 años)
“Le falta amarillo”Jimena Cisneros Mata (3 años) “Es un perro pero no es un
perro”
Pablo Hutt Ramírez (4 años)
“Flor”Julissa Durán Garrote (3 años) “Conejo”María José Carrillo Zamora (4 años)
“Violetas”Ernesto Libby Lugo (4 años) “Entre Picasso y Dalí”Daniela Castillo (3 años) Julissa Durán (3años) Valeria Ortiz (5 años) María Fernanda Sáenz (5 años)