Seleccionar página

Considerado actualmente como uno de los ilustradores más importantes del medio publicitario costarricense, Mario Espinoza ha demostrado ser poseedor de un gran talento el cual le ha permitido impulsar una pasión que le ha dado algo que él considera una oportunidad diferente y única de comunicarse con los demás.

Con una gran sencillez, este artista oriundo de Turrialba recuerda años atrás sus primeras armas en el medio publicitario. Asegura que toda esta “aventura” no fue planeada, más bien fue algo que simplemente se le presentó. Su primer trabajo lo realizó para la prestigiosa agencia publicitaria JBQ. Éste consistía en un “storyboard” para un comercial de televisión. Fue tal el agrado de los ejecutivos que poco tiempo después decidieron contratarlo como dibujante para lo que en aquél entonces era su productora audiovisual Corte A.

Tal como lo afirma el mismo Espinoza, estos años han sido bastante gratificantes ya que gracias a la ilustración ha podido realizar trabajos para empresas tan importantes como Importadora Monge y el periódico La Nación. En el primer caso el trabajo consistió en rediseñar y animar la mascota de la empresa. Con el periódico La Nación fue algo muy distinto y presentaba un elemento diferente a los encontrados durante su carrera: animar a los Zumbies para un comercial de televisión. Este comercial requería combinar animación tradicional con personas en vivo dentro de un mismo cuadro. Se requería de un enfoque muy especial el cual Espinoza logró en forma acertada.

Actualmente Espinoza labora como animador en la empresa de producción Post-Data. Este hecho no le ha impedido limitar sus opciones y en ocasiones encuentra el espacio para diseñar algún artículo publicitario sin que su intervención pase desapercibida. Como muestra de ello se encuentra el premio Volcán de Oro que ganó el año anterior por un anuncio a blanco y negro para el Gimnasio Fitness. Este premio se entrega cada año en Sudamérica y es bastante codiciado en el ámbito publicitario latinoamericano.

Otra de sus pasiones ha sido, sin lugar a duda, el comic. A través de los años éste se convirtió en su gran influencia como artista. Desde hace tiempo tenía interés en desarrollar un proyecto en este campo, pero no fue hasta el año 1997 cuando hizo contacto con la revista K-Oz y con su editor José Ulloa para realizar algunas colaboraciones. El año anterior decidieron retomar por completo la revista para darle un nuevo aire y de esta manera nació un nuevo proyecto: Plan 9. Para Espinoza, el proyecto K-Oz había cumplido un ciclo y se debía continuar con su evolución. Consideraba innecesaria la presencia de algunos elementos que debían ser sustituidos por otros, o bien modificarse drásticamente. Ante esta situación propuso rediseñar el personaje de Cadejos el cual a su opinión desperdiciaba su gran potencial. Fue así como el personaje pasó de ser algo cómico y liviano a algo oscuro y más acorde con su naturaleza. Un dato interesante de mencionar es el hecho que Cadejos presenta ciertas características faciales que lo asemejan bastante con el creador. Ante ésta inquietud, Mario responde que cada obra es un reflejo intrínseco del artista no solo de sus gustos sino también del aspecto físico, por lo que lo ve como algo natural y hasta cierto punto lógico.

Dentro de sus planes a futuro el artista no tiene algo específico a seguir, pero afirma que mientras se encuentre comunicando no importa el lugar donde esté. Sin embargo, tiene algunas metas que bien podrían bosquejar su suerte. Dentro de éstos se encuentran profundizar aún más en el proyecto Plan 9. Lo ve con buen futuro, por lo que su expansión e internacionalización son consideradas el siguiente paso. La búsqueda de una oportunidad en el extranjero es algo que definitivamente ha pasado por su pensamiento. Desea profesionalizarse en el área del comic y a la vez, perfeccionar sus habilidades en ilustración.

Al preguntársele acerca de la clave de su éxito, Espinoza agrega que no hay ninguna y ante ello simplemente responde: “Disfruto la ilustración. Esta será siempre parte de mí. Me gusta estar en constante comunicación con los demás. Disfruto lo que hago y busco que a la gente le agrade. Eso realmente me satisface”.

Sin lugar a dudas, Mario Espinoza es una persona que, a pesar de sus pocos años de experiencia, ha logrado consolidar una trayectoria que no muchos han obtenido. Su dedicación y visión lo definen como un gran talento del quien se pueden esperar grandes cosas en un futuro no muy lejano.

Estas son algunas de las ilustraciones más importantes de Mario Espinoza, tanto a nivel publicitario como de cómic.