Seleccionar página

por Freddy Masís, colaborador de ArtStudio Magazine

Elfos, hadas, magos, faunos, y todo tipo de criaturas mágicas, envuelven el mundo de esta artista, fan de lo autodidacta, y una apasionada de la fotografía, así se describe Fabiola Irina Vargas, o “Taurina”, el nombre con el cual la conocí en “deviantart”. No solo por su riqueza gráfica, sino por esa sensación de transportarnos a determinada época, hacen que las obras de Fabiola me hayan decidido a contactarla para conocer más de este mágico universo, y entender el por qué y el de dónde salen estas descabelladamente buenas muestras de arte.

Fabiola Irina Vargas, de nacionalidad costarricense, su formación artística se compone de algunos talleres de dibujo artístico en la Casa del Artista, un taller de acuarela en La Casa Cultural Amón en San José, y también un Curso de Fotografía de Retrato por el Estudio Rembrandt, pero en general se declara autodidacta y ha estudiado arte por sus propios medios desde muy pequeña.

¿Cómo se inicia en el mundo del arte?
Mi madre es pintora, mi padre caricaturista como pasatiempo y músico, y mi hermano es un caricaturista impresionante e ilustrador por lo que siempre estuve rodeada de música, arte, libros y siempre me dieron herramientas de dibujo desde que tengo memoria, en casa de mis abuelas siempre tuvimos a mano mis primos, hermanos y yo lapices, crayolas, papel, pizarras, tizas, plasticina y eramos muy creativos todos, haciendo máscaras con cartón, reciclando objetos y dibujando nuestros personajes favoritos de la televisión.

Mis suegros, cuñados y esposo son fotógrafos, y los conozco desde que tenia diez años de edad, por consecuencia terminé explorando la fotografía lo cual va de la mano con mi arte por muchas razones. Hace aproximadamente unos 5 años que decidí usar el arte como trabajo y estudiar a fondo diferentes técnicas, lo que me llevó a participar en varios festivales de fantasía en Europa y conocer al señor ilustrador Alan Lee.

Mi esposo me ha apoyado hasta el punto de ir el solo a el Festival DragonCon en Atlanta para mostrar mi portafolio a artistas como Larry Elmore y a la autora de las Crónicas de Dragonlance y en parte creadora de los juegos de Rol de Calabozos y Dragones, Margaret Weis, y es gracias a este esfuerzo que conseguí hacer dos ilustraciones para su compañía, para el Módulo de Juego llamado Castlemourn, y es así como publiqué mis primeras ilustraciones.

¿Cuáles han sido sus principales influencias?
Autores como J.R.R Tolkien, Andersen, Lord Dunsany, Neil Gaiman, películas como Dark Crystal y Laberinto de la Compañía Henson con diseños y criaturas de Brian Froud, Legenda, Verdugo de Dragones, Fuego y el Hielo de Ralph Bakshi y Frank Frazetta, libros como “El Señor de los Anillos”, “El Hobbit”, “Sueño de una Noche de Verano”, “Crónicas de Dragonlance” por Margaret Weis y Tracy Hickman, la Saga de Vampiros de Anne Rice, ilustradores como Alan Lee, Arthur Rackham, Alphonse Mucha, Yoshitaka Amano, Brian Froud, John Bauer, Frazetta, Charles Vess y Maria Pascual entre otros y mi hermano a quien siempre he admirado por su talento.

La música ha sido uno de los más grandes estimulantes de mi creatividad, pues muchas de las ilustraciones que hago son inspiradas por canciones, melodías y visiones que me provocan ciertas canciones y entre los grupos y músicos más influyentes figuran Faun, banda Alemana de Folk Neo-pagano, Omnia de Holanda, Dead Can Dance, Björk, Cocteau Twins, Radiohead, Yann Tiersen entre otros.

¿Qué tecnicas son las que habitualmente utiliza?
Técnica mixta como acuarela y lápices Prismacolor también marcadores de la misma marca, pero tiendo a cambiar de técnica y estilo y a lo largo del tiempo veo que es más o menos cada seis meses. Ahora estoy más enfocada en el uso de grafito y mejorar mi técnica de anatomía y detalle y estoy constantemente explorando el mundo digital.

¿Como ve el movimiento artístico en el país?
Para ser muy honesta, me he enfocado mucho en la fantasía y es un tema que en Costa Rica aún no se ha desarrollado por completo, queda mucho por explorar por lo que me ha sido difícil promocionar mi arte en mi propio país y vivir de arte con clientela costarricense, por lo que trabajo con clientela extranjera y con países donde la fantasía está en auge y crece más de prisa que aquí. Es hasta el año pasado que empecé a participar en ferias y festivales como el Festival Tolkien y hasta estoy empezando a desarrollar mis propios festivales para poder integrar a más artistas que tienen como punto fuerte la fantasía y ciencia ficción.

Dicen que si quieres que algo salga bien, hazlo tú mismo. Busco editoriales, me relaciono con otros artistas ticos, y participo en varios foros costarricenses recibo buenas críticas, pero al no haber estudiado profesionalmente en alguna institucion o universidad, me he formado un concepto muy limitado referente al arte costarricense, y en particular por estar tan sumergida en la fantasía.

Hay todo un mundo de posibilidades, gente que conocer, y otros artistas con los que quiero compartir. Vamos paso a paso, si hice un par de exhibiciones, una en La Casa Cultural Amón y otra en el Café Kaffa en Coronado, pero tengo varias ofertas para exponer, aunque soy un poco arisca por así decirlo a las exposiciones.

¿Cuáles considera usted han sido algunos de sus trabajos mas importantes?
Si digo importantes, sería más que nada por su valor emocional y lo que representan para mi como crecimiento artístico. Una es Faery Circle, pues es prácticamente mi primer óleo, tiene un par de errores terribles, y lo digo a sabiendas de que no es una buena pintura, me refiero a un par de errores que en el momento en que me lo hicieron notar no pude creer que pudiera pasarlo por alto con tanta tranquilidad cuando hice esa pintura. Si se fijan bien se darán cuenta. Yo empecé con lápices de color y pasé a acuarela que es mi medio favorito, y me escurría escapando de los óleos y acrílicos, pero tenía que hacerlo y esa pintura representa también mi comienzo como pintora y no solo ilustradora, representa una emoción profunda de reverencia a la naturaleza.

Otra obra podría ser una que hice para mi amiga Kaat Geevres de Holanda, es la primera vez que hice una pieza de arte para alguien que me ha influenciado tanto, fue mi contacto con Europa y con el mundo de la fantasía que siempre he añorado, es una obra hecha para una pareja que admiro, quiero y aprecio mucho, y su música es lo más importante como medio de inspiración para mi. Se llama Catch a Falling Leaf

Y las otras serían Fae, mi primera comisión a color, mi primera acuarela al 100%, mi primer trabajo para alguien extranjero, mi primer trabajo totalmente terminado. Y las ilustraciones que hice para Margaret Weis, pues son mis primeras publicaciones y trabajo por contrato, significan muchísimo para mi como artista.

¿Cómo siente el desarrollo de Fabiola Vargas como artista? ¿Hay alguna faceta artística que quisiera experimentar?
Muchas, al punto que he escrito algunos poemas personales, compongo música, toco flauta dulce, hice mi primera canción de aire folclórico irlandés y tengo varias en progreso, me apasiona la música, los instrumentos musicales raros, y amo al fotografía. Me siento un poco obstinada con la tiza pastel y los acrílicos, pero estoy usando tinta y casquillo, quiero aprender escultura, grabado, dibujos animados, diseño de tatuajes y estoy empezando a hacer diseños y arte muy fuera del mundo fantástico. Hay mucho que experimentar y la vida es muy corta, espero poder sacarle el mayor provecho a todas las herramientas, técnicas, programas y estilos posibles y a su vez inspirar a otros a hacer lo mismo y darle mas valor a la fantasía en nuestro país.

Muchísimas gracias por la colaboración, y por la pronta respuesta, de parte de Fabiola, y quedan invitadísimos a que se den una vuelta por su Deviantart , ya que de verdad se disfruta viendo su galería.