Seleccionar página

Hablar de performance es siempre complicado, habrá quienes no ven en el performance más que un gesto caprichoso y excéntrico del arte del siglo XX.

Una vez escuché decir a un estudiante de diseño: “A mi me gusta el arte de cuando sabían pintar”.

En lo personal no podría estar más en desacuerdo, la perfección técnica ha dejado de ser un valor en el arte hace mucho tiempo, y me parece claro que existen gestos en la historia de arte que son imposibles de valorar objetivamente fuera de su contexto.

El arte performativo es en ese sentido es una vuelta a la esencia del arte más primitivo, el valor del rito, de ser observador y participante, el performance toca las fibras de aquello que compartimos como tribu planetaria, cobra sentido a través del contexto.

Por eso me pareció interesante la propuesta de Reformance, Festival de Performance Reciclada, durante la pasada jornada de puertas Abiertas de Lavapies.

La propuesta engañosamente simple, los artistas fueron invitados a reinterpretar alguna pieza performativa anterior.

El resultado nos habla de los cambios que operan a nuestro alrededor y que apenas percibimos.

Music Call


Lucía Antonini, una reinterpretación del famoso performance de Isidoro Valcárcel Medina.

En su momento Valcárcel Medina se limitó a llamar a números al azar para darle su nuevo número de teléfono quien le atendiera.

Antonini retoma la misma acción, pero con el estilo de los hoy tan odiados call center llama a números al azar para ofrece una canción improvisada y gratis a quien quiera escucharla.

Baste decir que somos una sociedad más desconfiada que hace treinta años.

Homenaje a Yoko Ono o No


El famoso performance en el que el público era invitado a cortar la ropa de Yoko Ono hasta dejarla desnuda, toma aquí un matiz mucho más fuerte.

Bajo las ropas descubrimos cadenas, y el público debe asumir la responsabilidad de liberar a la Performer.

Se toca pero no se mira


Creo que sobra cualquier explicación.

En la cama con todos


Una reinterpretación de la pieza presentada por Gilbert y George en la exposición homenaje al poeta Federico García Lorca realizada en La Huerta de San Vicente, Granada en el 2007.

Esta vez los miembros de Du_lab invitaron a los asistentes a tumbarse con ellos en la cama.

La vista desde la cama.

La iniciativa de Reformance me encanta, me parece de especial interés constatar como las piezas de performance y sus sentidos pueden variar con el transcurso de los años.

Me pregunto si sería interesante realizar esta actividad de forma simultánea en otros en países, después de todo para el performance ¿Qué necesitas además de las ganas?

La página del Reformance si alguien quiere contactarlos, yo lanzo el reto y quiero creer que alguien esta interesado en asumirlo fuera de las fronteras españolas.

Esto es mi performance Web 2.0.